¡Nos mudamos, de playa!

| por | Blog, CoWorking, Destacado, Diario de a bordo | 0 comentarios:

coscosjpg

Un dato estadístico: a lo largo del día pasamos muchas horas trabajando.

Teniendo en cuenta esto, resulta evidente la importancia que tiene el entorno de trabajo sobre nuestra productividad y, no menos importante, sobre nuestro bienestar y felicidad.

Existen estudios de todo tipo que nos han enseñado la influencia de la estructura de las oficinas o la disposición del mobiliario, e incluso han explicado las repercusiones emocionales del color de las paredes de los despachos. Pero en alas6enlaplaya creemos que el principal determinante de un buen entorno de trabajo no es otro que el factor humano.

Y es que incluso tener buenos compañeros de trabajo alarga la vida. “Pasamos muchas de nuestras horas de vigilia en el trabajo, no tenemos tiempo de ver a los amigos en los días laborables, por lo que el lugar de trabajo debe ser un sitio donde encontrar apoyo emocional”, afirma Sharon Toker, quien junto con su equipo de investigación de la Universidad de Tel Aviv ha demostrado este hecho.

Después de 5 confortables años en nuestra oficina chiringuito, desde nuestra orilla empezamos a mirar el horizonte del coworking, sentíamos la llamada nómada de compartir, inspirar y colaborar. Como somos aventureros, alzamos nuestras velas y pusimos rumbo a experimentar cómo sería compartir un trozo de playa desde el procomún. El nuevo chiringuito sigue estando en el centro de Córdoba, en sólo una jornada de navegación llegamos a nuestra nueva playa, repleta de profesionales muy distintos entre sí pero con denominadores comunes: espíritu emprendedor, debilidad por las nuevas ideas, profesionalidad, sentido de comunidad y una amplia sonrisa.

Llevamos poco tiempo, pero ya comenzamos a valorar los beneficios del trabajo cooperativo, que van mucho más allá de compartir un espacio. Bueno, tal vez sí sea un espacio, pero no sólo físico ni virtual: es un espacio de trabajo social.

En esta playa cada uno cuenta con su propia sombrilla pero, en ocasiones, también nos mojamos todos en proyectos conjuntos. Además, nadar juntos nos permite compartir conocimiento, fomentar las relaciones entre profesionales de distintos sectores, y ya hemos comenzado a vislumbrar interesantes sinergias que de ello se derivan.

Esta playa se llama coSfera y hoy podemos decir que aquí vamos a echar el ancla.

 

 

 


Dejar un comentario