Cambiar el mundo campaña a campaña

| por | Blog, Diario de a bordo, Sin categoría | 0 comentarios:

Cambiar el mundo campaña a campaña

La oficina puede convertirse en un búnker. Aquí dentro estamos a salvo de casi cualquier bombardeo: nos protege una rutina de clientes, borradores, reuniones… Por suerte o por desgracia, sólo durante parte del día.

Allá afuera, el mundo sigue empeñado en mostrarnos su peor cara. Mientras la corrupción sigue copando portadas, despedimos el año con el drama diario de los refugiados, inocentes en busca de puertas abiertas mientras los de arriba se las cierran. Cerramos el primer mes de 2016 con el dolor insoportable que suponen más de media docena de mujeres asesinadas por los que un día quizás fueron los hombres de su vida. ¿Queréis más? Recientemente saltó a la agenda mediática el caso de un niño de once años que decidió suicidarse para dejar de sufrir acoso escolar. Una historia que nos lleva a la de Alan, el menor transexual que en diciembre tomó el mismo camino y por las mismas causas. Este es nuestro país de las maravillas.

 

tumblr_static_tumblr_static_2hqjsfbpo42s84wokwg0gokcc_640

 

¿Cómo podemos ayudar a apagar el fuego desde este humilde búnker? La pregunta no nos surge ahora y, en cierto modo, creemos saber la respuesta. Aunque el marketing viral es un poderoso altavoz para la difusión de mensajes, una potente campaña de sensibilización no cambiará el mundo. Los que decidimos trabajar con la comunicación tenemos que asumir el compromiso de aplicar esa sensibilidad a cualquier trabajo, aunque hable de desinfectantes urinarios. Tenemos entre manos una poderosa arma y por eso, y porque aún no es tarde para marcarse propósitos de año nuevo, esta es nuestra declaración de intenciones: vivir y trabajar con todos los sentidos alerta.

Creemos en la máxima de “think global, act local”. Por eso lo social está siempre detrás de lo que hacemos de una u otra forma: Vicky, Patrimonio Vivo, Urban Sur, participación ciudadana… Estamos cocinando proyectos que hablan de la fuerza de la comunidad y la inteligencia colectiva, del cariño como motor de todas las cosas y del bálsamo de la poesía, de abrir los ojos a realidades que nos pasan por delante sin que nosotros, anestesiados, percatemos en ellas.

Que las paredes del búnker no nos hagan perder el rumbo: si existe alguna forma de cambiar el mundo será así, partido a partido, campaña a campaña.

 


Dejar un comentario